zonadiet.com

Consejos para tratar la Halitosis (mal aliento)

 Compartir este artículo:

de la sección: Salud


El tratamiento para halitosis debe apuntar a la eliminación de sus causas. Por lo tanto, el primer paso es identificar la etilogía. El diagnóstico deberá realizarlo el odontólogo, el médico de familia o el psicólogo o psiquiatra en el caso de halitofobia. La halitosis patológica de causa extraoral deber ser tratada por el médico de familia o el especialista correspondiente.

Clasificación y causas de la halitosis
Los métodos de diagnóstico son muchas veces imprecisos y arbitrarios. Si el mal aliento persiste luego de la eliminación de las causas bucales más comunes, se deberá realizar una evaluación médica completa.

Simples pautas que deben seguirse a diario pueden prevenir la halitosis, siempre y cuando la misma no tenga un origen patológico.
Hoy en día, existen numerosos productos para tratar el mal aliento que incluye una gran variedad de colutorios, pastas dentales, limpiadores linguales, goma de mascar y atomizadores entre otros. Los productos por sí mismos pueden mejorar el mal aliento pero siempre es necesario realizar la consulta y establecer un tratamiento basado en las necesidades de cada individuo.


¿Cómo tratar la halitosis?

  • Higiene dental:
    La mejor forma de prevenir la halitosis es a través de una buena higiene dental. Los prodecimientos de higiene tienen un papel fundamental en el control de la halitosis ya que disminuyen la carga de bacterias y sustratos (desechos alimentos, restos epiteliales, fluídos bucales) presentes en la cavidad bucal. Debemos utilizar una técnica de cepillado correcta con pasta dental fluorada y usar hilo dental. Lo ideal sería cepillar nuestros dientes al despertarnos, después de cada comida y antes de acostarnos. Si bien, muchas veces esto no es posible de realizar, lo recomendable es al menos cepillarse antes de ir a domir para evitar que los desechos alimenticios permanezcan por mucho tiempo en la boca aumentado la actividad de las bacterias responsables del mal olor. Además, durante la noche, el flujo de saliva disminuye, aumentando la posibilidad de producir compuestos de sulfuro por parte de las bacterias.
    La saliva, entre otras acciones, posee propiedades antimicrobianas, lubrica, oxigena y limpia la cavidad bucal. También es fundamental el uso de hilo dental para remover los desechos presentes entre las piezas dentarias (caras interproximales de los dientes).
    Las prótesis removibles deben limpiarse diariamente y evitar su uso durante el sueño nocturno.
  • Higiene de la lengua:
    Normalmente la higiene de la lengua se descuida durante la higiene bucal. Es importante limpiar la lengua diariamente debido que es una de las principales fuentes del mal aliento.
    La región posterior del dorso de la lengua acumula gran cantidad de bacterias y desechos que forman una capa blanquecina. Un buen cepillado durante la mañana y la noche ayuda a reducir la halitosis. Existen en el mercado cepillos especiales para realizar la limpieza de la lengua que son más efectivos que el cepillo dental convencional. Se recomienda cepillar la lengua antes que los dientes, ya que el sabor mentolado de las pastas dentales sensibiliza la bucofaringe (garganta), aumentando las náuseas (reflejo nauseoso). Hay que tratar de sacar la lengua lo más que se pueda, contener la respiración por un momento y proceder a la limpieza de atrás hacia adelante, limpiando el cepillo cada vez que se repite este paso.
  • Dieta:
    Se aconseja reducir el consumo de alimentos y bebidas con sabores y olores fuertes: ajos, cebollas, pimientos, quesos, café, alcohol. Es siempre beneficioso seguir una dieta balanceada, rica en fibras, frutas, verduras y baja en grasas y carnes. Así también, hay que evitar el ayuno y comer en forma seguida (cada 3 o 4 horas). Beber abundante agua.
  • Tabaco:
    Las personas fumadoras deberían abandonar el hábito de fumar. No sólo mejorará el aliento sino su calidad de vida.
  • Xerostomía (sequedad bucal):
    Beber abundante agua durante el día y evitar bebidas cafeinadas. Esto es de especial importancia en las personas ancianas que toman diferentes medicamentos que producen sequedad bucal (antihipertensivos, antidepresivos, etc). Masticar chicles estimula el flujo de saliva y la limpieza mecánica.
  • Enjuagues bucales:
    El uso de enjuagues bucales sin alcohol ayuda a disminuir el mal aliento pero no deben ser usados como único tratamiento. Son un complemento de la limpieza mecánica de los dientes, la encía y la lengua. Proveen un agradable aliento mientras el producto está activo en la cavidad bucal. Se aconseja usarlos antes de ir a dormir. Se debe hacer un enjuague en la boca por 30 segundos antes de eliminarlos. La mayoría de los enjuagues enmascaran el mal aliento siendo efectivos alrededor de 3 horas. Evitar el uso de colutorios con alcohol ya que producen sequedad bucal y sensación dolorosa en la boca.
    Los antisépticos con zinc y clorexhidina han demostrado ser altamente eficaces en el control de la halitosis.
    • colutorios con zinc: disminuyen los compuestos volátiles de sulfuro (CVS) por más de 3 horas. El zinc se combina con los CVS y forman sulfuros no volátiles, que no tienen olor y mantienen en salud la cavidad bucal.
    • colutorios con clorexhidina: reducen significativamente la cantidad de bacterias presentes en la boca. La clorexhidina permanece activa en la boca por más de 12 horas debido a que es capaz de absorverse en las superficies mucosas y dentarias. No se aconseja su uso prolongado ya que tiene efectos secundarios: manchas en los dientes, sabor metálico, aumento del cálculo dental (sarro), descamación y lesiones en la mucosa.

  • Visita periódica al odontólogo:
    Es aconsejable las visitas regulares al dentista para prevenir caries y enfermedad periodontal. Es necesario tratar todas las lesiones cariosas presentes, las bolsas periodontales y restaurar la anatomía de los dientes para impedir la impactación de los alimentos y la acumulación de bacterias. Un tratamiento odontológico adecuado mejorará notablemente el aliento del paciente.


En conclusión:

  • Mantener una muy buena higiene de la cavidad bucal
  • Limpiar la superficie lingual periódicamente
  • Usar hilo dental
  • Beber agua regularmente
  • Seguir una dieta balanceada y disminuir o evitar los alimentos que causan mal aliento
  • Comer pequeñas comidas cada 3 o 4 horas
  • Evitar el ayuno
  • Evitar el alcohol
  • Evitar el tabaco
  • Visitar periódicamente al odontólogo
  • Consultar con el médico de familia si las causas de halitosis no son de etilogía oral.


Compartir este artículo:


   Para conocer la información apropiada a su perfil particular, visite a un profesional de la salud
Controle periodicamente su estado de salud. No se base en una sola opinión, consulte varias fuentes de información.
Las opiniones vertidas son responsabilidad de sus respectivos autores.
No mencionamos algo de su interés? Encontró algún problema en esta página? Haga click aqui para Contactarnos
También puede encontrarnos en Google+ y en Facebook
La utilización de este sitio implica la aceptación de los términos y condiciones.
Absolutamente prohibida la copia y/o reproducción total o parcial de los contenidos de esta página.
©1999-2017 Zonadiet.com - ZNDT Inc. Todos los derechos reservados.