zonadiet.com

El mejor remedio contra la obesidad es evitarla

 Compartir este artículo:

de la sección: Salud


La obesidad es una enfermedad que padece la mitad de la población de los paises desarrollados, y es una patología como tal, ya que está ocupando el sitio que dejan vacíos otras enfermedades ya erradicadas.


Existen dos tipos de obesidad: la patológica, generada por un trastorno de otro tipo, y la que puede estar originada por factores genéticos, pero desarrollada por factores ambientales.

Adelgazar exige tiempo, voluntad y autoconvicción.
Esto quiere decir que es muy posible nacer con genes de obesidad, pero sólo la desarrollaremos si nuestros hábitos son incorrectos. En cambio, si realizamos una vigilancia de un estilo de vida saludable jamás padeceremos de obesidad.


Ejercer una prevención al respecto es el mejor tratamiento para evitar la obesidad. Esa vigilancia o prevención debe realizarse desde la infancia, puesto que los adipocitos (células grasas) se desarrollan en esta etapa. Luego en la pubertad ya no crecen en número, pero sí aumentan de tamaño (se rellenan). De nosotros dependerá que esos adipocitos estén vacíos, que tengan algo o estén a rebosar de grasa.


Dentro de los hábitos alimenticios que hemos mencionado en otras ocasiones, también deben tenerse en cuenta:

  • La ansiedad: no tener prisa en comer, ya que es uno de los factores que contribuye a ganar kilos. Se debe ingerir los alimentos de manera pausada y masticarlos muy bien.Comer despacio es una forma de calmar el apetito.

  • La frecuencia: es ideal realizar al menos 4 ingestas diarias, y de ser posible agregar una merienda a media mañana. Para mantener el peso se debe comer poco frecuentemente, en vez de realizar 2 comidas más abundantes.

  • El efecto yo-yo: también conocido como el efecto rebote, es el hábito de muchas personas de adelgazar y volver a engordar, lo cual es muy nocivo y estresante para el organismo.
    Esta recuperación del peso puede generarse por dietas inadecuadas que originan pérdida de masa muscular o por no saber alcanzado, donde el gran error radica en la no práctica de ejercicio físico.
    Por lo tanto, si la dieta es un poco alta en proteínas mejor, y si se realiza ejercicio una vez alcanzado el peso, no existirá el temido efecto rebote.

  • El balance: debemos mantener un equilibrio entre lo que ingerimos y lo que gastamos. La clave está en gastar más de lo que ingerimos. De esta forma bajaremos el peso corporal, y para mantenernos, ambas acciones deben estar en equilibrio.

  • Los riesgos: tener bien claro que la obesidad representa un grave problema para la salud, conseguirá que el individuo esté alerta.
    Con la obesidad hay un mayor riesgo de mortalidad, de padecer hipertensión, colesterol alto, diabetes, enfermedades cardiovasculares, artrosis, insuficiencia pulmonar, várices, etc.

  • La inexistencia de dietas milagrosas: adelgazar exige tiempo, voluntad y estar convencido. Bajo un tratamiento supervisado por un especialista, se sentirá mejor e irá bajando de peso poco a poco, para que el organismo se adapte a los cambios. Esos cambios de hábitos deberán permanecer a largo plazo, ya que la dieta no se trata de perder kilos a contrarreloj como si fuese una amenaza. La dieta es la alimentación diaria, sana y equilibrada que nos hará llegar a una mejor calidad de vida.


Compartir este artículo:


   Para conocer la información apropiada a su perfil particular, visite a un profesional de la salud
Controle periodicamente su estado de salud. No se base en una sola opinión, consulte varias fuentes de información.
Las opiniones vertidas son responsabilidad de sus respectivos autores.
No mencionamos algo de su interés? Encontró algún problema en esta página? Haga click aqui para Contactarnos
También puede encontrarnos en Google+ y en Facebook
La utilización de este sitio implica la aceptación de los términos y condiciones.
Absolutamente prohibida la copia y/o reproducción total o parcial de los contenidos de esta página.
©1999-2017 Zonadiet.com - ZNDT Inc. Todos los derechos reservados.